La Razón De La Navidad

Querida Familia y Amigos,

Esta mañana me desperté temprano, con el mensaje del Espíritu de compartir con ustedes. Este mundo tiene una infinidad de maneras de sacudirnos en todas nuestras dimensiones. Otra vez somos testigos de eventos y discursos que parecen perturbadores, y cuyo sentido es llevarnos a comprender y a preguntarnos el por qué esto es necesario si Dios es amoroso. Siempre existe una razón para encomendarse al amor y a la gratitud de Dios.

En estas fiestas se nos llama a celebrar el nacimiento de lo divino en la carne, un nuevo año en la rotación de la Tierra y el final y el comienzo de ciclos grandes y no tan grandes en el cosmos. Podemos contemplar la naturaleza eterna de nuestro Creador, que siempre está presente en medio de nosotros, para que cualquier oscuridad, pena o sufrimiento terrenos puedan ser respondidos con bienestar y dicha, paz y armonía, sanación y nuevos comienzos que son omnipresentes.

Nuevamente se nos recuerda que todos somos visitantes en este mundo y que nuestro momento de partir llegará inevitablemente. Sin embargo, mientras estemos aquí, el amor de Dios siempre está con nosotros, y especialmente a nuestra disposición cuando necesitamos de un mayor entendimiento, una fuerza más grande, y respuestas para cada uno de los desafíos que todos enfrentamos.

Nuestro Dios nos insta siempre a buscar Su amor primero y a demostrar que estamos dispuestos a mantener nuestra confianza y fe, hasta que las respuestas que siempre llegan nos sean reveladas con amor, misericordia, bondad y perdón. Con paciencia, siempre somos capaces de encontrar dentro de nosotros un amor desbordante y expresar ese amor divino de una manera abierta y completa al mundo.

Todos somos hermanos y hermanas del Dios único que es amor. Se nos manda a mirar a los extraños con ese amor divino, especialmente a aquellos que aparecen como enemigos, quienes han perdido su huella y no están expresando su divinidad. El amor de la humanidad puede que no sea la noticia del momento, pero ciertamente es la oportunidad que se nos presenta a cada momento.

¿No es interesante que el lugar de sacrificio humano se llame “Newtown” (Pueblo Nuevo)? El sacrificio de esta vida tan preciada ha llegado demasiado lejos y a demasiados lugares en este mundo. Debemos darnos cuenta de que lo que necesita ser sacrificado es toda causa de antagonismo hacia cualquiera o cualquier cosa. Nuestra causa es la de amarnos los unos a los otros y la de amar a Dios en toda Su creación. Oremos porque el Amor de Dios se manifieste de una manera más plena entre nosotros y en toda situación que ocurra en el mundo.

El mensaje más simple en cualquier época es que debemos amar y ser amados y, de manera muy especial, a los niños. Todos somos Sus hijos amados. Todos somos Su creación amorosa.

Vengan y adorémoslo a Él y Su amor en medio de nosotros. Contemplen cómo las bendiciones de Dios abundan cada vez que somos cariñosos y respondemos con bondad. Ahora tienes la oportunidad de recibir mayores bendiciones como nunca antes, simplemente porque la realidad es que el bien que puede ser hecho manifiesto es infinito.

Los amo y los bendigo con mayor razón aún.
Johnny (un nombre con el que me ha solido llamar J-R)

One comment on “La Razón De La Navidad

  1. Paula Copetta on said:

    Gracias , much Love & Light & Grace to You (^_^)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

HTML tags are not allowed.